La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Las cortinas tienen una multiplicidad de colores y formas. Si queremos escoger lo adecuado te recomiendo que tengas en cuanta que la cortina debe combinar con todos los elementos que tienes en tu sala, comedor, recamaras. Por ejemplo, una cortina de color neutro como los blancos y sus derivados va casi con todo.

Cortinas, visillos, tirantes  o paneles, son elementos casi indispensables en un hogar. Proporcionan intimidad, regulan y difuminan el paso de la luz natural, mejoran el aislamiento tanto térmico como acústico, y son un importante elemento decorativo.

Para un estilo rústico lo mejor es el lino y los colores naturales: chocolates, tierras y tonos suaves. En un estilo moderno este tejido también está presente, pero en tonos más agresivos o saturados y junto a él pueden entrar las formas complejas en papel o en superposiciones mixtas.

El clásico con estampados sobrios vuelve cada temporada renovado, cada vez menos grueso. Flores elegantes diminutas o en hilera juegan junto a los sofás o paredes, en salones de casas de campo o en dormitorios. Los dibujos tradicionales,de tipo colonial o real, se sofistican y aparecen en matices de seda y leves brillos metálicos. Las rayas irregulares, con patrones de diferentes anchuras o como un mero realce.

Los salones suelen ser los más ricos en posibilidades: los colores claros y tejidos finos favorecen el paso de la luz, pero también pueden ser complejas para compensar un cuarto sobrio. Aquí los complementos pueden convertirse en protagonistas. En el dormitorio, es mejor buscar combinaciones que transmitan paz, colores suaves o minimalismo. Las dobles cortinas permitirán un plus de intimidad.

Por último, no hay que olvidar que cambiar algo tan aparentemente simple como las cortinas pueden ayudar a cambiar completamente la decoración y el ambiente

Galería de imágenes