La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

En rasgos generales es conveniente tapizar muebles si el armazón está en buen estado o si se trata de una pieza antigua. En estos casos se debe calcular que para que el trabajo valga la pena. Por otro lado, hay algunos casos en que el retapizado de piezas antiguas puede llegar a resultar más caro que el propio mueble. Esto depende de la pieza y del género.

Si el sillón tiene partes de madera a la vista, es una buena oportunidad para que un lustrador mejore el lustre o la pátina antes del retapizado.

Si se trata de una pieza antigua, que requiere un tapizado clásico, es recomendable acudir a un tapicero con experiencia en trabajos artesanales que sea capaz de revalorizar el mueble. A su vez, es muy importante mandar estos sillones a la cámara fumigadora antes de comenzar el trabajo; ya que los muebles antiguos suelen estar infectados y contagian al resto de los muebles de la casa.

 ¿Cómo calcular la tela necesaria?
En términos generales, un sillón de dos plazas necesita entre 10 y 12 metros de tela, mientras que uno de tres plazas demandará entre 14 y 16 metros. Para una butaca se requieren 2 ó 3 metros de tela, y en el caso de una silla harán falta unos 80 centímetros si se retapiza solamente el asiento, y alrededor de 1 ó 2 metros si también se tapiza el respaldo.

Más allá de estas previsiones, hay que tener en cuenta el tipo de género que vamos a elegir para tapizar. El cálculo se debe ajustar según el estiramiento del género elegido o si son estampados o con motivos.

Si la idea es que el tapizado dure la elección de las telas es fundamental. La clave es que sean resistentes y compactas. En cambio deben descartarse si al tensarlas se deforman o si se produce una apertura de la trama de hilos.

Galería de imágenes